Centro Especializado en la Mujer y la Fertilidad

Fertilización In Vitro (FIVTE)


Fertilización In Vitro (FIVTE)

Es una técnica que permite lograr el embarazo cuando no hay otras opciones, como la reversión de vasectomía, de salpingoclasia, o no está indicada. Y cuando hay pocos espermas, o cuando la mujer no tiene óvulos, entre otras indicaciones.
Esta técnica es muy útil bien indicada, pero no debe realizarse si hay otras técnicas que superen los beneficios y las tazas de éxito.
En esta técnica la paciente tiene que inyectarse durante 10 a 12 días, acudir a realizarse ultrasonidos seriados, toma de muestras de sangre y pasar al quirófano para la extracción de óvulos. Aunque existen complicaciones y sean poco frecuentes siempre se le deben explicar al paciente.
Las tazas de embarazo varían de acuerdo a la edad de la paciente, la calidad del semen del esposo, la respuesta a los medicamentos, la cantidad de óvulos recuperados después de los medicamentos aplicados, entre otras causas.

Los especialistas de varias partes del mundo han logrado estipular ciertos parámetros de éxito del tratamiento de Fertilización in vitro. Son los siguientes:

  • Un 40% en mujeres menores de 35 años.
  • Entre un 27-36% en mujeres de 35 a 37 años.
  • Entre un 20-26% en mujeres de 38 a 40 años.
  • Entre un 10-13% en mujeres mayores de 40 años.

Cuando hablamos y comparamos tasas de éxito entre distintas técnicas o entre distintos centros reproductivos es importante tener en cuenta qué entendemos por éxito, pues hay veces que los resultados se dan en probabilidad de embarazo, probabilidad de parto, probabilidad de niño sano en casa, etc.

Estas estadísticas son reales en cualquier parte del mundo y en cualquier centro de reproducción asistida.

Estas son las probabilidades de logar el embarazo cuando el paciente se somete a un solo ciclo de fertilización in vitro. A más número de ciclos las probabilidades aumentan. Si existen problemas importantes de la cantidad y la calidad de semen, o en pacientes con bajas respuesta las posibilidades disminuyen más.

En los pacientes en los que los resultados son pobres, si se cambian los óvulos o los espermas las tazas de embarazo mejoran notablemente, pero solo el paciente lo debe decidir bajo información adecuada.